LA ELECCIÓN DE UN NEGOCIO DE FRANQUICIA

En España contamos, según el último informe presentado por la Asociación Española de Franquiciadores, (AEF), con 1.348 cadenas, siendo el de la Hostelería/Restauración el segundo sector, con 198 enseñas. Una cifra muy elevada en comparación con otros países de nuestro entorno, y que refleja la buena acogida de este sistema. Sin embargo, no todas las cadenas ofrecen las mismas garantías de éxito al futuro emprendedor. Por este motivo, desde Beer&Food nos ha parecido importante recoger algunas recomendaciones que pueden ser de gran utilidad al futuro franquiciado antes de firmar un precontrato de franquicia.

Dos fases en la toma de decisiones: La primera, más racional

En la primera de ellas, el futuro franquiciado trata de analizar las características del sistema de franquicia, sus pros y sus contras, conocer toda la terminología propia de este sistema, los tipos de contratos, los distintos subsectores que conforman el sector, los niveles de inversión habituales en cada uno de ellos, así como en hacer un auto análisis para constatar si todo ello coincide con su idea inicial del proyecto, y con sus cualidades personales.

Una vez superada esta primera etapa, el emprendedor habrá seleccionado ya -por lo general-, varias empresas de su interés. En muchos de los casos, es muy probable que haya contactado con un profesional del equipo de expansión de estas cadenas, quien por norma general le habrá hecho llegar su dossier de franquicia y le habrá propuesto mantener una primera reunión personal, para mostrarle con mayor detalle las cualidades del proyecto.

La segunda fase: El “enamoramiento”

Podemos denominar así a una fase de en la que el emprendedor conoce un modelo de negocio y le adjudica toda una serie de cualidades, con el riesgo que ello supone de idealizar el proyecto, y de no reconocer objetivamente sus ventajas y debilidades.

Con el objetivo de ayudarle a tomar una decisión adecuadamente razonada, nuestro consejo es, antes de dar un paso definitivo, seguir estos pasos:

a) Recopilar toda la información que sea posible antes de mantener una primera reunión, para verificar si todos los datos recogidos coinciden. Si vamos con los deberes hechos, el encuentro será mucho más efectivo, tanto si el modelo de negocio cumple nuestras expectativas, como para, en caso contrario, ayudarnos a descartar rápidamente la opción. Es necesario también constatar que el negocio realmente cuente con los establecimientos anunciados. Es frecuente encontrar enseñas que buscan franquiciados sin contar con un primer establecimiento y resulta imposible garantizar el éxito de un negocio sin haberlo testado antes por la central.

b) Solicita información sobre el equipo de compras y su operativa. Dentro del sistema de franquicia es vital contar con una plataforma de compras que permita acceder a economías de escala que a su vez proporcionen un margen adecuado al negocio. Analiza si la cadena cuenta con acuerdos de suministro que permitan a los miembros de la red acceder a los productos en las mejores condiciones, tanto económicas, como logísticas, aprovechando las ventajas de suministro de los grandes operadores.

c) Analiza el I+D de la cadena. La innovación es esencial para la vida de una cadena. Consulta cómo mantiene la compañía su propuesta de negocio al día: cómo logra dar respuesta a las crecientes demandas del consumidor, cuál es el ritmo de renovación de su carta, cuál fue la última vez que actualizó su decoración, cuál es su inversión en marketing digital, etc.

d) Amplía tu información sobre la compañía a través de las redes sociales. Nuestra recomendación al futuro inversor es que amplíe su conocimiento de la empresa través de las distintas RRSS en las que se encuentre activa. Este medio es actualmente una inmensa fuente de información y le permitirá conocer opiniones de muy distintas procedencias y valoraciones.