FORMACIÓN EN RESTAURACIÓN

  • Destacada

    FORMACIÓN EN RESTAURACIÓN

    La restauración moderna, como tantos otros sectores, cuanto más profesionalizado esté, más adaptada a las demandas y tendencias [...]

    Por Beer&Food — martes, 1 enero, 2019

La restauración moderna, como tantos otros sectores, cuanto más profesionalizado esté, más adaptada a las demandas y tendencias del sector, y mejor servicio sea capaz de dar, más rentabilidad obtendrá. Y, para alcanzar este objetivo, la formación es esencial. Para sobresalir por encima del resto de establecimientos hosteleros, la clave está en diferenciarse a través de un servicio de calidad, único y excelente.

 

La constante innovación, y competencia, en el ámbito gastronómico ha obligado al sector a estar en una evolución constante en su aprendizaje. Nuevos conceptos, nuevas técnicas o nuevas herramientas han convertido un oficio hasta el momento tradicional en uno de los sectores más avanzados de la actualidad. Y esta cualidad, se da con especial hincapié en el sector de la franquicia, donde las grandes cadenas de restauración han hecho de la excelencia en la formación su principal ventaja competitiva.

 

Beneficios de la continua formación en hostelería para el personal:

 

España cuenta con una amplia oferta gastronomía, con suficientes áreas sobre las que aprender: comida mediterránea, para celiacos, italiana, vegetariana, internacional, etc. Pero, la formación en hostelería, supone mucho más que conocer las diferentes cocinas. Y debe además implicar al 100% de la compañía, desde al gerente hasta a los empleados de limpieza, a cada uno eso si en sus funciones.

 

Una formación continua y permanente de todo el personal del restaurante permite conocer:

 

.- La carta de producto del restaurante: por supuesto, el personal del local debe conocer a fondo todos los productos, ingredientes y elaboración de cada uno de los platos que ofrece la carta. Debe conocer incluso la procedencia de los alimentos, o el vino más adecuado para acompañar a un determinado plato.

 

.- Saber atender correctamente a los comensales: además de la formación básica como camarero de sala, barman, sumiller, etc. Comienza a ser un factor importante  para los restaurantes con oferta gastronómica internacional  que el personal tenga conocimientos de diferentes idiomas, así como del protocolo para atender correctamente al cliente, ya que es especialmente en estos establecimientos donde más demandas por turistas internacionales existen.

 

.- Gestionar una crisis. Un malentendido con un cliente puede ocasionar un problema mayor si no se gestiona correctamente la situación. Por este motivo, el personal de un restaurante debe saber cómo desactivar situaciones complicadas que puedan poner en entredicho la reputación del negocio.

 

.- Correcto uso de la maquinaria del local: todo restaurante cuenta con un equipamiento complejo y valioso que es necesario utilizar correctamente, tanto para prolongar su vida útil como para aumentar su productividad y  capacidad.

 

.- Hábitos saludables: la formación en un negocio de restauración debe contemplar, además de la prevención de riesgos laborales, también la mejora del bienestar de los trabajadores, que incluye hábitos saludables relacionados con su labor como la postura corporal durante el trabajo, vestimenta adecuada, el aprendizaje de técnicas para gestionar el estrés, posiciones y movimientos a evitar, etc.